De la fiebre y otras cosas

por

Esta noche mi hijo ha tenido fiebre.

A la 1 de la madrugada despertó llorando. Su cuerpo ardía. Lo envolví en mis brazos y se me aferró al cuello, enterrando su cara en mi pecho. Mi marido preparaba compresas mojadas y la jeringa con el paracetamol. ¡Le gusta tampoco al niño tomar medicinas que hay que engañarlo!

A ratos se adormecía y parecía relajarse pero volvía a gemir, a agitarse de nuevo, y sus ojos nos miraban pidiendo ayuda. Al final, pasadas las cinco de la mañana, acabo bajando la fiebre y se quedó dormido en su cuna.

A las 6 ha sonado el despertador y tras ducharme he salido hacia el trabajo.

Ahora, de nuevo en casa, con el niño durmiendo la siesta (parece que está mejor, gracias por la preocupación) el cansancio se nota más y para dedicar la mente a otras ideas me siento a leer la prensa. Nada ha cambiado respecto a otros días. Las noticias económicas lo inundan todo. La promesa de mejoría no acaba de ser real y, en medio de todo eso, descubro que hay gente que sigue empeñada en destruir mi familia.

Desean anular mi matrimonio. Desean decir al mundo que no tengo derecho a tener un hijo. A tenerlo y a que viva con sus padres: dos hombres.

Y, como hace casi siete años, esgrimen razones de peso. La primera y fundamental es que el matrimonio siempre ha sido igual a lo largo de los siglos. Es la unión entre un hombre y una mujer y siempre ha sido igual. Siempre ha sido así.

¿Siempre?

Leo en el Diccionario de autoridades de 1732 que matrimonio es un “contrato de derecho natural, que se celebra entre hombre y mugér, por mutuo consentimiento externo, dando el uno al otro potestad sobre el cuerpo, en perpétua y conforme unión de voluntades, el qual elevado a Sacramento y celebrado entre bautizados, se hace del todo indisoluble, en llegando a consumarle

Así era considerado el matrimonio hace algo menos de 300 años. De esta definición, en la actualidad se pretende hacer valer solo la parte de “unión entre hombre y mugér”. El resto no interesa a los “defensores del matrimonio”, muchos de ellos casados en segundas o terceras nupcias, con familias hechas, rehechas y reconstituidas, y que tendrían problemas para insistir en la definición anterior, pues ya no es perpetuo, indisoluble, sacramental y, que se sepa, no hace falta estar bautizado para casarse.

Imagino que por eso actualmente la RAE lo define como “Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales”.

Algo ha cambiado drásticamente en la definición: ritos y formalidades legales. Eso es lo que da sentido al matrimonio actual. Ritos y formalidades legales, definidas por la sociedad en que se realiza y que es evidente que se pueden cambiar. Que se han cambiado.

La mujer ya no es propiedad del marido ni tiene que estar en casa con la pata quebrada, esperando un permiso escrito para poder trabajar. Ha cambiado lo que era la esencia del matrimonio no hace muchos años, la sumisión de la mujer, un ser inferior al hombre que era superior, masculino y dominante. Del crimen pasional se ha pasado a violencia de género.

Ahora, y alegando la tradición, se pretende que el matrimonio no siga evolucionando y ya no solo se deje de lado la subordinación de un sexo a otro, si no que se llegue a la situación natural (sí, natural) de la igualdad de los sexos para celebrar los “ritos y formalidades legales”.

Las sociedades humanas están en continuo cambio. Los inmovilismos siempre han estado presentes y siempre lo estarán. Pero serán superados. ¿O acaso una orientación sexual determinada es motivo suficiente para que una persona pueda formar una familia cuándo quiera, cómo quiera y con quién quiera mientras que otra persona con otra orientación no puede tener este derecho? ¿Dónde quedaría si no, roto y perdido, aquello de «Todos los seres humanos nacen libres e iguales …»?

Intentarán quitarme mis derechos. Tal vez incluso lo logren, pero jamás destruirán mi familia. Una familia que los inmovilistas son incapaces de defender de verdad por que no está en su esencia la defensa de la familia. Lo que defienden son sus ideas personales y sus aún más personales miedos.

No bajaré la cabeza. No podrán quitarme ni mi honor ni la grandeza de la familia que he creado con esfuerzo. Con mucho mas esfuerzo del que los “defensores” de esa familia, que dicen está creada para la reproducción (¿¿?¿), ponen en formar la suya propia.

Me levanto y voy a la cuna. Mi hijo duerme con una sonrisa en su cara hermosa. Creo que lo peor ha pasado y la fiebre se aleja de nosotros. Eso es lo que de verdad me preocupa.

Duerme, hijo, duerme, tus padres velan por ti.
Share

Comentarios

  1. Que razon tienes.

    Me alegro que vuestro hijo este mejor.

    La frase final, simplemente preciosa.

    Abrazos 🙂

  2. Lo que tenemos es tan bonito y tan real que no importa lo que otros se empeñen en ver. Ahora bien, si a nuestros hijos intentan privarles de un solo derecho, ahí estaremos sus padres para luchar, como luchamos contra la fiebre. Una entrada llena de sentido y sentimiento.

  3. Me alegro de que el nene esté mejor. Eso es lo importante. En esta vida lo importante es ser buena persona, tengas las creencias, ideas que tengas, y vosotros lo sois. Cuando era joven yo también pensaba que si mis hijos eran gays me daría un disgusto. Ahora, con el tiempo y viendo las cosas reales, estoy convencida de que si mis hijos son como tú, tienen una familia bonita y se quieren entre todos ellos, me da igual si su pareja es hombre o mujer, porque ellos son felices. Y su felicidad es la mía. No soy yo la que me acuesto con su pareja, son ellos, yh si su pareja les quiere, qué más me da. Cuánta gente hay que tiene una familia "normal",(y lo pongo entre comillas), y son unos desgraciados, sufren malos tratos, y aguantan, porque todavía seguimos pensando así. ¡Qué pena! Mi hijo tiene 12 años, y le he enseñado que da igual las ideas de todo tipo de sus amigos, religiosas, políticas, … Lo importante es que sean buena gente. Así, él que es creyente como yo, tiene la mente abierta, y no busca nada más que eso, y tiene amigos, como yo, muy diferentes a él en forma de pensar, pero le da igual, porque son muy buenos chicos. Y otros, que piensan "normal" "como debe de ser" (y lo vuelvo a poner entre comillas) son unos desgraciados, y mala gente, que no merecen la pena. A mi hija de 8 años también la estoy educando así. Lo importante en vuestra familia es que os queréis, y cuidáis de vuestro niño tú y tu marido mejor incluso que algunas familias "normales o convencionales" que pasan de sus hijos. No importa lo que se haya pensado hasta ahora. Lo importante es vuestro niño, y el amor que le tenéis y el ejemplo que ve día a día. Y eso no os lo quita nadie. Enhorabuena por haber conseguido una familia tan bonita.

  4. Me has hecho llorar Pedro, gracias por este articulo tan precioso. Muchísimo besos a los 3 y en especial a vuestro pequeñín, que seguro que ya no tiene fiebre!!!!

  5. Un artículo genial!

  6. Me he encontrado con tu articulo por casualidad ……. Emocionante…… Yo también tengo una familia preciosa, vivo con mi pareja desde hace 30 años pero cuando decidimos formar una familia las cosas eran muy complicadas…… Adoptamos como monoparental y criamos a nuestras hijas como hermanas aun teniendo distintos apellidos por fin salía la ley que nos permitía regularizar la situación en la que vivíamos …. Y nos casamos …. Nos gusta mirar nuestro libro de familia y ver que mis dos hijas tienen los mismos apellidos … Yo creo que somos las mujeres mas felices del mundo…… Y nadie, Nadie me va a restar ni un ápice de mis derechos mientras me quede un respiro y a mis hijas tampoco…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *