Carta abierta de futura madre por Gestación Subrogada a la Sra. Pilar Cancela y Sra. Paloma García Villa.

Carta abierta de futura madre por Gestación Subrogada a la Sra. Pilar Cancela y Sra. Paloma García Villa.

A la Sra. Pilar Cancela y Sra. Paloma García Villa.

Permítanme contra argumentar, de manera fehaciente, las afirmaciones que ustedes pusieron sobre la mesa en el debate organizado por el Club Siglo XXI en relación a la Gestación Subrogada (GS).

A la Sra. Pilar Cancela, portavoz de igualdad del PSOE:

En primer lugar, el basar su perspectiva y argumentos en contra de la regulación en España de esta técnica reproductiva en hechos que, según sus afirmaciones, vienen dados por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos es totalmente erróneo.

Le explico; el pronunciamiento al que creo que usted se refiere, lo efectúa el Parlamento Europeo en 2015, pero un año después, en 2016, es ese mismo Parlamento quien condena la práctica de la subrogación forzada y solicita a los países miembros que se revisen las políticas restrictivas que aplican y definan protecciones jurídicas a nivel de la Unión que garanticen la protección de los derechos de mujeres y niños.

Ruego no altere usted en pro de defender su punto de vista o el de aquellos que usted representa, los datos ya publicados por el Parlamento Europeo en su propuesta de resolución que, por cierto, se planteó hace ya casi un año en su artículo 133 del Reglamento; y aplique la lógica a la hora de interpretar lo que en dicha propuesta se expone.

Por otro lado, sigo con sus declaraciones y cito textualmente: “la maternidad subrogada vulnera los derechos humanos de las mujeres y conduce a la comercialización del cuerpo de la mujer”. Sra. Cancel,  le pregunto: ¿en qué marco legal se está basando usted para efectuar de forma tajante tales afirmaciones?

Parece ser que basa usted su argumento en la posición y entorno legal de países donde, efectivamente, se vulneran los derechos de las mujeres.  Y de los hombres.  Y de los menores.  Está usted basando sus argumentos en modelos en los que el individuo puede ver vulnerado todo, no sólo en lo que a derechos de maternidad se refiere, sino a todo, dado que las alternativas de la población en esos lugares difieren mucho de las que se dispone en un país desarrollado, como España. O Canadá.

Si quiere argumentar, le ruego Sra. Cancela compare usted nuestro modelo y proyectos con los de países que, como mínimo, se encuentren a la misma altura  que nosotros en cuestiones sociales y legales. Y no con países que desgraciadamente aún no han avanzado en la línea de lo que merecen.  Si es inevitable la comparación, intente compararnos con modelos que ofrecen garantías dentro la libertad, justicia y legitimidad para con todos los individuos.

Ante su declaración: “Los derechos de filiación y custodia son irrenunciables. Los derechos ni se compran ni se venden”.  Se le ha pasado por alto mencionar el reconocimiento al que hace mención el Tribunal Supremo en su sentencia del 15 de julio de 2016 en el que no se excluye el reconocimiento de filiación paterno ni materno, cotejada previamente la relación y verdad biológica que existe entre progenitor/es e hijo.

Dicho en otras palabras y para que se hable con propiedad: el padre o madre no van a renunciar a su derecho de filiación en el caso de un nacimiento por gestación subrogada, dado que la evidencia (y la verdad biológica) es que éste es su hijo.  Y efectivamente Sra. Cancela, los derechos no han de comprarse ni venderse, y es precisamente por ello por lo que los que nos posicionamos a favor de una GS regulada y altruista y pretendemos dar solución a una realidad dentro de un marco legal garantista y no abusivo.

Si hablamos de la realidad desde su perspectiva, de un mundo en riesgo en el que no existe altruismo y solidaridad, posicionémonos entonces en verdades igual de objetivas y cuantificables como sus argumentos…  Midamos entonces el número real de inscripciones de niños nacidos por GS en los últimos años e inscritos en el Registro Civil y que actualmente conviven en España junto con sus familias, y tenga usted la deferencia previa de entrevistarse con éstos, antes de hablar de “lo humano y lo divino”.  Apelar al sentimiento en lugar de apuntar a hechos es un recurso muy poco fiable, sobre todo si tenemos en cuenta su posición política.

 

A la Sra. Paloma García Villa, portavoz de Igualdad de Podemos en la Comunidad de Madrid:

Hablaba usted del peligro de legislar a favor de la GS en España dentro de un sistema capitalista.  Ruego Sra. García no confunda al lector y se base en hechos.  Ruego no trate de confundirnos y base sus argumentos en hechos veraces.

Continuando con su alegato: “erosionar otros derechos como el del aborto, abriendo la puerta a futuros conflictos porque se llegue a considerar que el bebé no pertenece a la madre gestante porque se la disocia como portadora”.  A parte de que la expresión en sí misma está totalmente fuera de contexto, la terminología que emplea usted para referirse a mujeres gestantes es totalmente discriminatoria y errada.

Señora, la mujer, en España, siempre decide y siempre decidirá. También en GS. Y si al hecho de regular temáticas como el aborto, dentro del ámbito de las técnicas reproductivas, usted lo considera “erosionar” un tema, sepa usted que los españoles esperamos algo más de quien nos represente que personas que no sepan llegar a un consenso sin menospreciar lo ya avanzado, y en todo caso, mejorarlo.

“Elegir el camino de la adopción, porque eso sí es altruista”: ¿Por qué el adoptar es altruista, según su opinión?  ¿Es que acaso, esos menores en adopción son inferiores que un menor nacido dentro de un contexto familiar tradicional? Posiciona usted a los menores en adopción como un tema caritativo, y con ello inevitablemente, los traslada a un segundo lugar. Niños y niñas pendientes de adopción no son ciudadanos de segunda ni pueden ser considerados un premio de consolación para quien no ha podido reproducirse. Respete a esos menores, por favor.

Sra. García, si va usted a hablar de altruismo en cuanto a las adopciones, previamente le ruego se informe de los trámites y costes que una adopción conlleva, y de si verdaderamente este proceso puede ser llevado a cabo y a término por cualquier padre o madre intencional o está vetado para muchas familias.

Y para terminar, hay una afirmación suya que es preciso quede clara: “la maternidad subrogada no es una demanda social ni de los colectivos de mujeres, sino que se trata de un debate mediático propiciado por deportistas de élite o la prensa del corazón, es decir, de personas con un nivel socioeconómico alto”. Falso.

Sra. García; a día de hoy no soy deportista de élite ni colaboro, que sepa, con ninguna revista del corazón, ni guardo con esos ámbitos relación alguna.  Mi renta mensual, con suerte, supera apenas los 1000€, pago mi hipoteca como la mayoría de españoles de a pie y no recibo ingresos por coloquios, debates o salto con pértiga.  Soy una persona normal con ilusiones y problemas, ni mayores ni menores a los del resto de la población española. Una trabajadora asalariada con las aspiraciones que mi renta me permite abarcar.

A día de hoy espero un hijo por gestación subrogada al que daré cabida en un núcleo familiar propio, porque no he podido gestarlo por mí misma.  Porque esa adopción tan altruista de la que usted habla, ni es sencilla, ni está regulada en condiciones, ni es garantista, y ni mucho menos es altruista.

De modo que esto sí es una realidad y, por supuesto, una demanda colectiva, no de un gremio apartado de mujeres como usted dice, sino de muchísimas personas que hemos de buscar nuestros derechos en países en los que sí se respeta la libertad del individuo como tal. Y que esperamos ser el motor que impulse un cambio que lleve al reconocimiento de forma legal y garantista en nuestro país de esta técnica de reproducción humana.

Un Saludo

Ilanit Snir, madre.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + dieciocho =